Queda mucho por hacer

El niño debe disfrutar de unos derechos sin excepción de raza, color, idioma, sexo, religión o posición económica, para su pleno desarrollo físico, mental, moral y en plena libertad como individuo. Tiene derecho a un nombre y a una nacionalidad. Sus padres deben proporcionarles una vivienda, educación, servicios médicos, jugar para su pleno desarrollo, amor, cariño, comprensión porque todo ello le proporcionará seguridad en sí mismos y en su etapa futura de adulto, y si un niño tiene algún tipo de impedimento recibirá el trato especial que necesite para crecer feliz.

A cualquier niño del mundo hay que protegerle del abandono y la soledad, del trabajo y la explotación sexual (gran lacra a erradicar) garantizando su derecho a ser libre. Esto todavía no se ha conseguido, hay muchos niños por el mundo trabajando, explotados y en ausencia de lo más básico y fundamental. Aunque hay mucha gente implicada para que esto no suceda, aún queda mucho por hacer. El fin es que no haya ningún  niño o niña del mundo en situación de exclusión y abandonado a su suerte , sólo entonces se habrá conseguido lo que marca la Declaración Universal de los Derechos de la Infancia.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: