Hacia una nueva esclavitud del siglo XXI

He acudido hoy  en Pamplona a la manifestación que rechaza la nueva reforma laboral porque a mi entender resulta injusta, insolidaria y desequilibrada.

A mi entender es una reforma en la cual la letra pequeña  es  si cabe más peligrosa que el mensaje principal, el abaratamiento del despido. Y como han reconocido hasta los ministros del PP no  va a generar empleos,  y  por el contrario,  permite despedir con más facilidad para contratar a nueva gente con salarios más bajos y precarios, por lo que el empresario gana más en todos los ámbitos.

Con esta reforma unilateralmente el empresario puede modificar el tiempo de trabajo y la cuantía salarial de sus trabajadores, y si éstos se niegan y no  aceptan determinadas situaciones la empresa puede cursar un despido procedente. Una baja médica  o un número determinado de ausencias justificadas en un periodo de dos meses pueden ser mótivo de despido. Como dijo Ignacio Escolar, con la reforma del PP se legaliza el mobbing empresarial a los trabajadores.

Una reforma de este calado debería tener  un  equilibrio de posiciones entre empresario y trabajador e ir acompañado de protección social, seguridad, medidas de conciliación, entre otras cosas. Más bien, al contrario, esta reforma produce inseguridad e incertidumbre en los trabajadores. Si con la actual legislación laboral ya ahora en bastantes empresas no se cumplen convenios ni calendarios, imaginaros ahora como serán con tal grado de protección. Pero también divide a los trabajadores entre sí, porque estas flexibilidades van a generar una competitividad insana y malos rollos entre compañeros. “Divide y vencerás”, deben estar pensando los empresarios y nuestros gobernantes.

Crear empleo no significa despedir a unos trabajadores para que entren otros a sustituirles, y en peores condiciones laborales sino CREAR nuevos puestos. Aprovechando una adecuada subida de impuestos, ésta podría servir para fortalecer  el sector servicios, la educación de calidad en la que actualmente hay un 28% de fracaso escolar, etc. Hay que apostar por la inversión, que no por el recorte, en campos que generan economía como energía renovable, ciencia e investigación, sanidad eficiente.  Debe haber un equilibrio entre lo que se destina y lo que se recorta. Es de cajón “de madera de pino” que entre tanto recorte y  la ausencia de políticas de estímulo económico la situación va a ir a peor, creando una brecha casi insalvable entre unos ciudadanos y otros.

Por llamarlo de alguna manera,  avanzamos hacia la nueva esclavitud del siglo XXI. Lo más penoso es que  quienes han generado la crisis siguen de rositas y haciéndose más millonarios cada día. En mi opinión hay que ir a la raíz, al corazón del problema y no parchear, eso nunca soluciona nada, te cura un ratito y en un momento dado.

Lo siguiente el derecho a huelga.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: