Justo al revés

El señor Draghi, presidente del BCE ha planteado reducciones al Salario Mínimo Interprofesional, al igual que propone reducciones de un 6% a los trabajadores comunes, así como una subida de impuestos como el IVA. Es resumen, viene a pedir un empobrecimiento claro de la clase media- baja española.

El SMI en España está actualmente en los 641 €,  uno de los más bajos de toda Europa,  si nos comparamos con otros países de  europa. Y digo yo, pregunto: ¿alguien puede pensar que con ese dinero da para vivir dignamente? Por poner cifras,  vemos como habitual alquileres mensuales mucho más elevados.  Con ese mínimo, si lo fuera realmente,  deberian estar los alquileres a un máximo de 100 €, la barra de pan a treinta céntimos, o el litro de aceite a un euro, o el recibo de la luz no debiera pasar de 20 euros,  etc. Plantear una bajada salarial es infumable y muy temerario, si tenemos en cuenta  cómo estan los precios medios en nuestro país. Hay que recortar gasto, sí;  pero empezando por arriba, por los que más tienen, y  siguiendo a continuación por gastos superfluos que solo estan al servicio y beneficio de unos pocos

¿Por qué solo plantean recortes y no tratan de RACIONALIZAR y repartir proporcionalmente? Es una vergüenza el dinero que se ha despilfarrado para beneficiar a ciertos empresarios, y que para colmo lo tengamos que pagar todos. Este es un ejemplo.

Es otra verguenza que a estas alturas el gobierno del PP  haya dejado en la incertidumbre a miles de familias necesitadas,sin derecho a paro, y que de momento no han cobrado la ayuda del mes de julio y  ni siquiera saben si se les renovarán esos 400 euros con los que apenas tienen para comer ellos y sus familias. No me quiero ni imaginar los momentos de angustia que están pasando.

En mi opinión, un gobierno no puede dejar a gran parte de su población en la agonía ni prolongarla;  un gobierno debe hablar claro. Por otra parte, podría estar muy bien que esa ayuda viniera acompañada de cursos de formación, por poner un ejemplo.

Por último, una cuestión no menos importante:  un gobierno debe gobernar para todos y  no intentar imponer su moral ni su ideología a todo un país. Un gobierno lo es de todos,  estoy harta de oir frivolidades tales como los parados de Zapatero. Los parados no son de nadie, porque todos podemos estar en desempleo en un momento concreto, y la solidaridad de todos es con quien más lo necesita. Resulta inmoral que quienes presumen de moralidad en público no tengan ni misericordia cristina con los que están sufriendo por una crisis que no han provocado.