Rompiendo el principio de equidad

Tras los recortes más brutales de la historia en educación, sanidad, empleo o fomento del Gobierno de Rajoy, el PP ha declarado un estado de amnistia fiscal a todo aquel defraudador, por un módico 10%.  Vamos,  una caridad,  para los más pudientes,  mientras los trabajadores tenemos que sufrir en nuestras carnes toda serie de recortes y más empobrecimiento cada dia con la gasolina a máximos historicos, aumento de la luz y un largo etc…

Hay que tener en cuenta que los recortes no afectarán por igual a todos, ya que mientras los más pudientes pueden acudir a los servicios privados, de pago, los menos favorecidos serán quienes sufran la rebaja en la calidad de los servicios públicos a consencuencia de los intensos recortes del PP.

Por el contrario, hubiera sido necesario un impuesto como tiene Francia a las grandes fortunas; pero claro, el gobierno de Rajoy tiene que agradar a sus amigos los ricos, con la excusa de que quiere recaudar más.

Esta amnistia fiscal rompe todo concepto de equidad entre unos ciudadanos y otros,  ya que esta claro que sólo los ricos  pueden pagarse grandes asesores fiscales y abogados para defraudar puede hacerlo, mientras que el común de los ciudadanos cumplimos religiosamente, como Dios Manda que diría Rajoy, con nuestros deber. Y luego dirán que Hacienda somos todos…menos los ricos ¿no?