Re- conciliación

 

La primera desigualdad real, en materia de conciliación, se fundamenta principalmente en el salario. Afortunadamente, cada día que pasa hay más padres comprometidos con el cuidado de sus hijos e hijas. Aunque esto debe mejorar. Por todos es conocido que la mujer, en  muchos ámbitos, cobra un porcentaje de salario inferior al del hombre, por realizar la misma tarea. Esa pienso que deberia ser la primera brecha que habría que atajar por una igualdad real y efectiva. Es uno de los motivos que hacen que sea la mujer quien se acoja a reducciones de jornada, excedencias, o deje su trabajo por una temporada.

Si te acojes  a una guarda legal con reducción de horas y  salario, pero eligiendo un horario, puede ser que no tengas ningún problema si perteneces a una gran empresa, pero si perteneces a una pequeña o mediana empresa, puedes encontrarte con cientos de trabas por parte de tus superiores. O bien no cuadran las horas, o bien pasa que la compañera o compañero de al lado se queje, y en parte con razón, porque considera que el o ella no tiene porqué empeorar su horario porque su compañera haya sido madre. Esa es una cuestión real, y a todas luces, entendible. Y además, por parte de la empresa, ven menos compromiso con ellas, por esto mismo. Así las cosas, los gerentes o responsables de RR.HH, en numerosas ocasiones, ponen a reticencias a esa reducción, argumentano que ellos tambien han sido padres y no se han acogido a ninguno de estos derechos en vigor. Claro está que es muy fácil hablar desde su perspectiva y superioridad importante  en sueldos, que duplican o triplican y que dan más margen de maniobra a la hora de conciliar. Asi cualquiera!!!

E incluso, pedir  entrar unos minutos antes a cambio de salir algo antes, se convierte en una odisea. A esto yo añado, que el currela en ocasiones, es quien más trabaja, esfuerza fisica y mentalmente  para que todo llegue a buen puerto, y a la hora de la verdad tiene un salario inferior, siendo la columna vertebral de la empresa. Eso que no se olvide!!!!

Muchas madres se acogen a excedencias, porque entre lo que tienen que pagar de guardería y el sueldo que les queda, al final optan  por ser ellas quienes cuiden a sus hijos. No me cansare de decir, horarios flexibles de escuelas infantiles e ir universalizando el ciclo 0-3 años y sobre todo requiere de la complicidad de toda la sociedad, sin excepción. Y de menos machismo encubierto por parte de personas que con toda su geta, se consideran progres, y luego cuestionan a compañeros  por llegar justo al trabajo  por haber  ido a llevar a sus hijos a la escuela infantil.

Pendiente de mejora

En este nuevo post trata de un tema en el cual me veo involucrada; probablemente de la misma forma que otras madres que se encuentran en excedencia, por el cuidado de hijos menores de tres años.

Concretamente solicité una ampliación por excedencia a mediados de marzo. Pues bien, teniendo en cuenta que casi estamos en agosto todavía no he recibido ni tan siquiera una simple notificación. No hay derecho que tarden entre 4 y 6 meses en contestar a una ciudadana. No creo que en Navarra viva tantisima gente, se tengan tantisimos hijos, ni se soliciten tantas excedencias, ni cueste tanto tiempo revisar los expedientes. En mi opinión,  contestar una solicitud no debería llevar más de un mes,  en una administración eficiente.

Otro tema que me parece que puede influir a mi parecer es la situación de crisis. Partiendo de que los recursos no son inagotables, y que en toda administración debe haber prioridades, si que creo que es importante el apoyo a las familias y el fomento de la natalidad. Aunque puede ser también una estrategia, la de aburrir al personal,  para que la solicitante se cuestione una ampliación en la siguiente renovación, y así no lo haga, lo que conlleva un ahorro para la administración. En todo caso, esta última explicación sí que me parece preocupante.

Instisto en que si el problema es económico pienso que habría que hacer una restructuración de prestaciones y priorizar. Personalmente no me parece muy efectiva la ayuda a las madres trabajadoras de 100 euros para potenciar la igualdad. O la de otorgar 600 euros a los hombres solicitantes de una excedencia, cuyo resultado no ha sido el deseado y cuyos fines (fomentar la igualdad desde la desigualdad) no comparto. Del mismo modo,  creo que hay ayudas que no deberían universalizarse porque hay quien no lo necesita, y se debiera solicitar un límite de renta realista y no ridículo.

Soy, además, una gran defensora de que la riqueza en sí misma la genera el empleo y trabajar,hombres y mujeres y es por eso que hay que realizar politicas progresistas. Es decir ampliar notablemente el horario de las escuelas infantiles públicas. Habiendo más flexibilidad. No es cuestión de tener al niño metido todo el día, pobrecico!! Pero sí dentro de las 7 horas poder elegir un horario mañana-tarde en función de las necesidades. Ir universalizando el 0 a 3 años de manera gradual, empezando por ejemplo desde los 2 años, para madres trabajadoras y así sucesivamente.  Una ampliación de paternidad que igualase a la maternal.

Para concluir, espero que todo lo relativo a políticas de familia comience a funcionar bien de una vez en Navarra. Hasta ahora, los de UPN han venido presumiendo de una gestión, que como he podido comprobar personalmente, deja mucho que desear. A veces la mejor defensa de la familia y de la infancia es una buena gestión de las políticas, atendiendo a las necesidades de la ciudadanía, y menos palabrería moralista que pretende dar lecciones a los ciudadanos y ciudadanas, y a la vez defender sectores de poder que en Navarra que siguen teniendo demasiada influencia.