Admiro…

Admiro muchas cosas en la vida, pero sobre todo, admiro a las personas capaces de amar más alla de su alma, capaces de querer cubrirte en sus brazos, cerrar sus ojos y tratar de transmitir una cura que te haga olvidar ese dolor que a veces acompaña a nuestro vivir.

Habrá poesia

Mientras sentirse puedan en un beso dos almas confundidas; ¡Habrá poesia!

Gustavo Adolfo Bécquer.

Luces y sombras

La vida, nuestra vida, la componen luces y sombras. Llena de nuestra alegria y también como no, de tristezas; se mezcla lo positivo y negativo en el interior de cada uno de nosotros.

“Rompe las barreras y verás la luz del sol, recuerda que un solo paso hacia la meta reduce la distancia”.  Cita anonima.

 

Con la luz de un nuevo día

y la sombras del ayer

la tristeza y la alegría

tal vez llanto o melodía

hoy son nuevo amanecer.

 

Es la vida que pasando

brinda una oportunidad

unas veces endulzando

otras puede que luchando

siempre hay luz y oscuridad

 

Luz y Sombra circunstancia

para así poder crecer

con la luz dulce es la estancia

con la sombra, intolerancia

mas las dos son menester

 

Si las sombras son llegadas

nada hay porque temer

pueden ser bien toleradas

a la vez que aprovechadas

y por fin poder vencer.

 

Y las luces bienvenidas

que iluminan el pensar

como estrellas encendidas

centinelas atrevidas

son de nuestro caminar

 

Luz y sombra es apariencia

ambas son para elevar

es la sombra una experiencia

y la luz la complacencia

que hace al alma prosperar.

Poesia cogida de una página de internet cuya autora se llama M Rosa.

 

 

Alba

ALBA

Mi corazón oprimido
Siente junto a la alborada
El dolor de sus amores
Y el sueño de las distancias.
La luz de la aurora lleva
Semilleros de nostalgias
Y la tristeza sin ojos
De la médula del alma.
La gran tumba de la noche
Su negro velo levanta
Para ocultar con el día
La inmensa cumbre estrellada.

¡Qué haré yo sobre estos campos
Cogiendo nidos y ramas
Rodeado de la aurora
Y llena de noche el alma!
¡Qué haré si tienes tus ojos
Muertos a las luces claras
Y no ha de sentir mi carne
El calor de tus miradas!
¿Por qué te perdí por siempre
En aquella tarde clara?
Hoy mi pecho está reseco
Como una estrella apagada.

 
Poesia de Federico Garcia Lorca.  Biografia.