Hacia una nueva esclavitud del siglo XXI

He acudido hoy  en Pamplona a la manifestación que rechaza la nueva reforma laboral porque a mi entender resulta injusta, insolidaria y desequilibrada.

A mi entender es una reforma en la cual la letra pequeña  es  si cabe más peligrosa que el mensaje principal, el abaratamiento del despido. Y como han reconocido hasta los ministros del PP no  va a generar empleos,  y  por el contrario,  permite despedir con más facilidad para contratar a nueva gente con salarios más bajos y precarios, por lo que el empresario gana más en todos los ámbitos.

Con esta reforma unilateralmente el empresario puede modificar el tiempo de trabajo y la cuantía salarial de sus trabajadores, y si éstos se niegan y no  aceptan determinadas situaciones la empresa puede cursar un despido procedente. Una baja médica  o un número determinado de ausencias justificadas en un periodo de dos meses pueden ser mótivo de despido. Como dijo Ignacio Escolar, con la reforma del PP se legaliza el mobbing empresarial a los trabajadores.

Una reforma de este calado debería tener  un  equilibrio de posiciones entre empresario y trabajador e ir acompañado de protección social, seguridad, medidas de conciliación, entre otras cosas. Más bien, al contrario, esta reforma produce inseguridad e incertidumbre en los trabajadores. Si con la actual legislación laboral ya ahora en bastantes empresas no se cumplen convenios ni calendarios, imaginaros ahora como serán con tal grado de protección. Pero también divide a los trabajadores entre sí, porque estas flexibilidades van a generar una competitividad insana y malos rollos entre compañeros. “Divide y vencerás”, deben estar pensando los empresarios y nuestros gobernantes.

Crear empleo no significa despedir a unos trabajadores para que entren otros a sustituirles, y en peores condiciones laborales sino CREAR nuevos puestos. Aprovechando una adecuada subida de impuestos, ésta podría servir para fortalecer  el sector servicios, la educación de calidad en la que actualmente hay un 28% de fracaso escolar, etc. Hay que apostar por la inversión, que no por el recorte, en campos que generan economía como energía renovable, ciencia e investigación, sanidad eficiente.  Debe haber un equilibrio entre lo que se destina y lo que se recorta. Es de cajón “de madera de pino” que entre tanto recorte y  la ausencia de políticas de estímulo económico la situación va a ir a peor, creando una brecha casi insalvable entre unos ciudadanos y otros.

Por llamarlo de alguna manera,  avanzamos hacia la nueva esclavitud del siglo XXI. Lo más penoso es que  quienes han generado la crisis siguen de rositas y haciéndose más millonarios cada día. En mi opinión hay que ir a la raíz, al corazón del problema y no parchear, eso nunca soluciona nada, te cura un ratito y en un momento dado.

Lo siguiente el derecho a huelga.

Anuncios

Mantengamos la cohesión social

JUSTICIA, SOLIDARIDAD,IGUALDAD,COHESIÓN,VALORES,CONCILIACIÓN,OPORTUNIDADES

En Navarra se habla de aumentar la presión fiscal a las rentas más altas. Yo estoy muy de acuerdo con está  medida, ya que es más que necesaria,  en los tiempos de crisis que corren en la actualidad.

La presión fiscal son las cargas que cada ciudadano/a y cada empresa tiene que pagar al Estado para que el país funcione con normalidad, se construyan carreteras, ferrocarriles, y para prestar servicios básicos esenciales como la educación, la sanidad,vivienda, abordar cuestiones contra la pobreza, discriminación, etc…

La reglamentación de estos impuestos se llama sistema fiscal o fiscalidad. Ahora con la crisis, tenemos el problema de que se recauda menos, y el gasto aumenta en temas sociales como por ejemplo las aportaciones extraordinarias por desempleo, o por renta básica, etc. El sistema se tambalea porque con menos recaudación hay que pagar muchos gastos para seguir manteniendo los servicios básicos esenciales, y no caer en un estado de déficit desbordante, cuyo pago además se  encarece. Es una pena que hayamos llegado a está situación por un sin fin de excesos.

España se sitúa por debajo de la media en presión fiscal global, respecto de la Unión Europea. La mayor fuente de ingresos proviene de los impuestos directos, y de ellos el más importante es el IRPF. Sobre este impuesto se está planteando en el conjunto del país, y en las comunidades donde gobierna, una moderada subida de la imposición a las rentas altas o muy altas. Aquí en Navarra, debido al régimen fiscal propio, se ha propuesto incrementar en uno o dos puntos los impuestos a los más pudientes, es decir crear dos nuevos tramos en la tabla del IRPF.

Esta medida me parece bien, para que las personas que más ganen, paguen algo más a la Hacienda Foral, para así no perder la cohesión social. Hay que tener en cuenta que este tipo de política sirve de mucho y es vital en los tiempos que corren.La política social no es un gasto, es una inversión en la gente, se genera empleo en la salud, en diversos servicios. Es fundamental, en tiempos de crisis, apostar por una buena política social, por una adecuada atención sanitaria, y sobre todo, las políticas de prevención, juventud, bienestar social, de igualdad de oportunidades, conciliación de la vida familiar y laboral, potenciando valores a la sociedad. También gestionar mejor, con eficiencia y eficacia en el gasto público, evitando derroches innecesarios.

En resumen, por ejemplificar. Si en una casa cada persona debe aportar en concordancia con su sueldo, y una persona que más gana debe aportar más, pero todos viven juntos y la casa tira adelante por la suma de todos.En los tiempos que corren hay que ser solidario y no mirarse tanto el ombligo, viendo pasar la vida y mirando a un lado los problemas. Es necesario, para salir juntos de esta crisis, manteniendo los pilares del Estado de Bienestar, y consiguiendo generar empleos de más calidad sin que sufran precarización y haya más flexibilidad.

Una penosa realidad

Si pinchas esta foto con el ratón, vereis un video que refleja la realidad de muchos ciudadanos y ciudadanas de nuestro país. Estoy totalmente de acuerdo  con las inquietudes de esa gente y de los muchos y muchas que viven en esa situación. En mi opinión, que es personal , estoy totalmente de acuerdo con esa gente que protesta para que la ley hipotecaria se modifique, para que los bancos dejen de enriquecerse a costa del ciudadano. Esa gente no puede quedar vendida a un prestamo hipotecario,y más teniendo en cuenta que muchos bancos son responsables de esa situación por dar dinero a diestro y siniestro, saltandose en ocasiones las normas. En Estados Unidos y en la mayoria de Europa eso no sucede, puesto que el banco se queda con el piso, dejando de existir la deuda. En mi opinión todo ciudadano tiene derecho a empezar desde cero su vida. Vean el video y tomen sus propias conclusiones al respecto.

Ya era hora, señor Díaz Ferrán

Parece ser que el amiguísimo amigo de la dama de hierro madrileña, después de muchas idas y venidas, ha tomado la honrosa decisión de dimitir. Le llovían las peticiones de dimisión dentro de la CEOE por la mala imagen que desprendía de la cúpula de los empresarios españoles. Gerardo Díaz Ferrán, todavía presidente de la CEOE, ha dejado en la calle a más de 3.000 trabajadores en menos de un año. Síntoma de la crisis, dirán sus defensores, mala gestión empresarial habría que contestar.

Yo puedo entender que a un empresario le pueda no ir ien en un proyecto, ninguno somos perfectos e infalibles,y puede que las cosas no vayan como pensamos teniendo que estar preparados para saber que nos puede ir mal. Hay que ser realista. Pero este señor ha demostrado tener bastante jeta.No sólo porque no puso solución a los problemas a tiempo,sino porque tuvo la desfachatez de presumir de su buena gestión diciendo que no había solicitado ningún ERE, y a la vez tenía a cientos de empleados/as  sin cobrar su salario durante varios meses. Para mí hay un refrán que tengo muy claro y que hay que tenerlo presente: LA AVARICIA ROMPE EL SACO. Es decir, ambición empresarial sí, es legítima y especialmente buena para promover proyectos empresariales que enriquecen a toda la sociedad,pero no desmesurada y valiendose de la buena fe de los trabajadores.

Este señor,amigo amiguísimo de la derecha tenía que haber dimitido hace meses, porque su nefasta gestión empresarial ha dejado tirados a muchísimos trabajadores en el camino. No es el ejemplo desde luego, de una buena gestión empresarial para una patronal. Y respecto a su situación personal,espero que la justicia,como su nombre indica haga lo propio, y cada trabajador reciba lo que se le adeuda. Estoy segura de que dentro de la CEOE hay representantes menos egocéntricos, más equánimes, y dignos de representar a los patronos,aunque no seamos tan ilusos de pensar que venga quien venga a sucederle sea una virgencita de la caridad con respecto a los derechos de los trabajadores.

Os pongo un enlace de la noticia en sí.  Y un post que demuestra el descontento desde hace mucho tiempo.