Hacia una nueva esclavitud del siglo XXI

He acudido hoy  en Pamplona a la manifestación que rechaza la nueva reforma laboral porque a mi entender resulta injusta, insolidaria y desequilibrada.

A mi entender es una reforma en la cual la letra pequeña  es  si cabe más peligrosa que el mensaje principal, el abaratamiento del despido. Y como han reconocido hasta los ministros del PP no  va a generar empleos,  y  por el contrario,  permite despedir con más facilidad para contratar a nueva gente con salarios más bajos y precarios, por lo que el empresario gana más en todos los ámbitos.

Con esta reforma unilateralmente el empresario puede modificar el tiempo de trabajo y la cuantía salarial de sus trabajadores, y si éstos se niegan y no  aceptan determinadas situaciones la empresa puede cursar un despido procedente. Una baja médica  o un número determinado de ausencias justificadas en un periodo de dos meses pueden ser mótivo de despido. Como dijo Ignacio Escolar, con la reforma del PP se legaliza el mobbing empresarial a los trabajadores.

Una reforma de este calado debería tener  un  equilibrio de posiciones entre empresario y trabajador e ir acompañado de protección social, seguridad, medidas de conciliación, entre otras cosas. Más bien, al contrario, esta reforma produce inseguridad e incertidumbre en los trabajadores. Si con la actual legislación laboral ya ahora en bastantes empresas no se cumplen convenios ni calendarios, imaginaros ahora como serán con tal grado de protección. Pero también divide a los trabajadores entre sí, porque estas flexibilidades van a generar una competitividad insana y malos rollos entre compañeros. “Divide y vencerás”, deben estar pensando los empresarios y nuestros gobernantes.

Crear empleo no significa despedir a unos trabajadores para que entren otros a sustituirles, y en peores condiciones laborales sino CREAR nuevos puestos. Aprovechando una adecuada subida de impuestos, ésta podría servir para fortalecer  el sector servicios, la educación de calidad en la que actualmente hay un 28% de fracaso escolar, etc. Hay que apostar por la inversión, que no por el recorte, en campos que generan economía como energía renovable, ciencia e investigación, sanidad eficiente.  Debe haber un equilibrio entre lo que se destina y lo que se recorta. Es de cajón “de madera de pino” que entre tanto recorte y  la ausencia de políticas de estímulo económico la situación va a ir a peor, creando una brecha casi insalvable entre unos ciudadanos y otros.

Por llamarlo de alguna manera,  avanzamos hacia la nueva esclavitud del siglo XXI. Lo más penoso es que  quienes han generado la crisis siguen de rositas y haciéndose más millonarios cada día. En mi opinión hay que ir a la raíz, al corazón del problema y no parchear, eso nunca soluciona nada, te cura un ratito y en un momento dado.

Lo siguiente el derecho a huelga.

Cuestión de solidaridad

Por todos y todas es sabido, y por muchos sufrida, la situación de crisis en la que nos encontramos. La situación es complicada, más aún,  complicadísima. Demasiados gastos, menores ingresos y ámbitos en los cuales aplicar la tijera. ¿Donde se estan aplicando recortes? En sanidad, educación, restrigiendo servicios sociales, etc…. Reconozco que es un tema que me preocupa mucho porque veo que estamos empezando a ir de mal en peor,  producto de actuacciones tardías que vienen a destiempo; tambien hablo desde mi perspectiva, pues en ocasiones soy de ponerme la venda antes de la herida. (“Que se le va hacer, mua es así”)

Me voy a mojar y a sincerar. Aunque suene impopular, hace falta que fluya y recaudar más dinero. ¿Cómo? A través de los impuestos directos. Para empezar, con la gente pudiente, que haberlos hay y muchos, y en todos aquellos que tengan un buen sueldo. ¿Acaso una familia con unos ingresos anuales de 50.000 € no puede pagar 30 euros mensuales más de impuestos y de ahí para arriba de manera progresiva, haciendo incidencia rotundamente en aquellos que han generado la crisis, y que para colmo son los más insolidarios?  Si eso va a servir para mantener el estado de bienestar  ¿Por qué los topes se ponen tan altos? ¿Cuántas personas y familias están por debajo de ese límite? Que conste que hablo sin conocimientos previos, pero lo hago desde mi perspectiva de ama de casa, que tiene que sacar su familia adelante. En todo caso, apuesto a que en cualquier Administración se debe gestionar como en una casa, un hogar, pues hay ciertas similitudes.

 Hace falta más recaudación, y menos picaresca.  Debe recuperarse el Impuesto del Patrimonio, que no debía haberse quitado, pagar más los ricos y altas fortunas.

El otro día este tema lo hablaba con mi hermana mediana. Ella me decía que este problema no hay quien lo arregle. Piensa que ha sido el mismo poder el que ha tomado las riendas de la economía y que ha venido a cargarse el Estado de Bienestar, a cargarse lo público para privatizarlo todo.

En nuestra casa no cobramos  50.000 euros ni por asomo;  y somos una familia de cinco miembros.  No digo nada nuevo si confieso que no me importaria que me quitasen 15 euros mensuales más, si  ello va destinado a la creación de empleo, se mejora la sanidad contratando profesionales habiendo menos listas de espera. Si con ello se fortalece la educación, contratando profesores de apoyo para los niños con dificultad, se emplea en investigación o se destina a la lucha de la violencia de género; o en cualificar profesionalmente a aquellos que han dejado prematuramente sus estudios; o para crear empleo aunque sea pintando bancos en un  parque. Es decir ACCIÓN, y sobre todo que eso SE VEA.  La cuestión es no permanecer estancados como estamos.

Se trata de crear empleo, reactivar la economia, fortalecer la seguridad seguridad social y para ello hay que gastar, hace falta dinero. Ahorrando y recortando  no se va a crear empleo, desde luego, y sin empleo no se va a crear capacidad de gasto, y por tanto, de un crecimiento de la economía.

Claro está, tampoco se trata de la creación de empleo a costa de la expotación y perdida de derechos, como la que se intuye por parte del PP que lleva toda la crisis sin proponer nada, sin dar soluciones ni respuestas, presumiendo ahora que tiene la varita mágica para solucionar la crisis. Pues desde ahora me aventuro a decir que MIENTEN,  y que sus recetas pasan por el despido libre, medias jornadas, y rotación de personas. El paro el mismo, o más, hasta que no haya crecimiento económico.  Lo que está claro es que todos debemos ser más solidarios que nunca para salir juntos de la crisis, sin dejar a nadie tirado por el camino.

 

Es tiempo de reflexionar

Este pasado fin de semana los dos principales periódicos navarros contenían sendos artículos relacionados con la política en general. Uno trataba sobre el porqué la ciudadanía ve a los políticos como un problema, y el otro sobre los jóvenes y su elevado desinterés por la política. En el último barómetro del CIS se apunta a los partidos, y a la clase política, como el tercer problema para los ciudadanos, después del paro y la economía, y por delante de la inseguridad ciudadana y el terrorismo. Junto a ello, un alto porcentaje de jóvenes entre 18 y 24 años descarta votar porque consideran que la política no tiene ningún interés, así que no es de extrañar que estos datos alerten a nuestros políticos.

Otro dato muy importante, que revelan ambos artículos es que la juventud se da cuenta de que la política no provoca transformaciones radicales de la sociedad, lo que les produce cierta frustración y por consiguiente, desencanto .

Diversos analistas ofrecen sus puntos de vista sobre esta sensación de muchos jóvenes. Por ejemplo, el profesor de sociología de la Universidad Complutense de Madrid, Enrique Gil-Calvo, comenta que las consecuencias de la emancipación tardía son perversas y se caracterizan por el conformismo y la pasividad, lo que es totalmente cierto. Aunque es verdad que los jóvenes tampoco lo tienen fácil para conseguir un trabajo digno y estable, y una vivienda.La profesora de ciencia política de la Universidad Autónoma de Madrid, Irene Martín, asegura que en la escuela hay que fomentar la participación cívica. El analista político, Juan José Domínguez, sostiene por otro lado que los líderes políticos tienen una falta de credibilidad y que el reto es recuperarla. Nuestros jóvenes están muy preparados,y son muy activos socialmente, incluso participan profusamente en actividades de voluntariado en ONGs, pero en cambio ven el debate político desde la distancia, es aburrido e indiferente para ellos.

Diversos jóvenes dan su punto de vista y comentan que tienen la sensación de que los políticos viven en una realidad paralela, donde importan más los votos que los dramas personales. A otros les decepcionan la incapacidad de solucionar problemas y la capacidad que tienen de generarlos. Hay opiniones que centran el tema más que en la política en sí misma, en los partidos y sus dirigentes, con los que no se sienten identificados, y causan cierto rechazo entre algunos jóvenes. Otros se sienten defraudados ya que consideran que su voz no vale para nada, o que unos polilicos u otros estan a limpia greña, en vez de solucionando problemas.

En mi opinión es más sencillo protestar, criticar, pasar de todo lo que es comprometerse y participar activavamente. Es decir,que otros tomen las decisiones por nosotros. Como dice Carlos Zufía, de la empresa Cíes,aunque la mayoría de los políticos tiene vocación de servicio público, deben demostrarlo cuidando las formas, evitando a los ojos de la calle que son unos privilegiados. A veces dan una imagen de lejanía, de prepotencia, de ego,protagonismo,  y la cercanía a la ciudadanía es esencial para entender los problemas y solucionarlos.

Otra idea extendida es que el político se acuerda del ciudadano para pedir el voto, y que prioricen el interés común. También se dice que la corrupción es determinante a la hora de construir una negativa visión de la política. El actual sistema de partidos tampoco gusta a algunos que afirman que es un sistema cerrado y que el peso de los partidos es fuerte, así como que no hay líderes capaces de aunar a la gente en torno a un proyecto. Otros defienden que el lenguaje para llegar a los ciudadanos debe ser cercano e inteligible para todos, lo cual es cierto, pero tambien sincero y realista y no vender la moto de lo que no es.

En mi opinión no se puede generalizar en que todo político es un privilegiado; de todo hay, no vamos a engañarnos, pero son muchos los que dedican su tiempo libre a esta actividad, sin apenas contraprestraciones. Hay muchos concejales de pueblos que ni cobran sueldazos ni tienen privilegios, y restan su tiempo de ocio, de estar con su familia por el compromiso de mejorar su entorno. Para colmo, en Navarra, País Vasco, desgraciadamente también sucede,que algunos de ellos tienen que llevar escolta por defender unas ideas, con lo cual eso hace que muchos ni se planteen meterse en esto de la política. Lo cierto es que también es cómodo que otros elijan por tí, y si se equivocan, basta desahogarse criticando.

En este sentido, pienso que los políticos debieran tener un sueldo en función de su dedicación, sería bueno, porque es cierto que algunos trabajan muchas horas, pero también alejarse de ciertos privilegios. El gran reto por delante es transformar, acercarse, consolidar, conocer y humanizar la política de cara al ciudadano.La política es una herramienta maravillosa, a veces complicada de explicar, pero es una actividad ideológica y humana encaminada a alcanzar objetivos en beneficio de la sociedad.A los jóvenes les invitaría a participar, a involucrarse, a opinar. Deben movilizarse, actividades para hacerse oír y estar presentes en la sociedad con su peso específico.

A los partidos les invitaría a reflexionar,a no ocultar los problemas y actuar en consecuencia para conquistar el futuro, porque aunque estamos en una etapa de dificultades hay motivos para creer, crecer, soñar,mejorar, alcanzar, luchar; hay muchas cosas por las que trabajar entre todos, y así forjaremos poco a poco, escalón a escalón, ese  mundo mejor que tanto anhelamos, consolidando las bases del futuro.

Por eso jóvenes, os necesitamos, sois el futuro de las próximas generaciones, para construir el futuro que os gustaría. Juntos pondremos la maquinaria necesaria para el cambio.

Una preciosa canción de John Lennon, músico excepcional, idealista  e incansable activista por la paz.

¿Es necesaria la huelga general?

Por todos es sabido que los sindicatos mayoritarios UGT y CCOO,junto con otros minoritarios,han convocado el día 29 una huelga general causada por la reforma laboral y medidas de ajuste tomadas por el Gobierno.

El derecho a la huelga es un derecho fundamental de los trabajadores en defensa de sus intereses. Es un derecho de titularidad individual, aunque la declaración y desarrollo del mismo corresponde a los sindicatos que movilizan a los trabajadores.

En mi opinión, tanto Gobierno como sindicatos y patronal han estado mucho tiempo negociando está reforma necesaria en el fracasado diálogo social. Al final, ante la falta de acuerdos el Gobierno tuvo que hacer frente a  está decisión en solitario. Es decir, ante la falta de acuerdos, se tomaron “DECISIONES“. No hay más. Ni tan siquiera sabemos a ciencia cierta si está reforma generará más empleo, aunque confío que sirva para que no haya un incremento del paro. Además ha servido para aplacar a los mercados que casi arruinan al Estado con su especulación en torno a la crisis de deuda, lo que no es poco.

Con respecto a la decisión de convocar una huelga, en mi opinión esta huelga en los tiempos que corren sobra y no ayuda a solventar el problema del desempleo. Con casi cinco millones de desempleados, mucha gente es afortunada simplemente por tener un trabajo fijo, cuando muchas otras lo han perdido todo;es un drama ver como todos los miembros de una misma familia se ha quedado sin trabajo y en situaciones muy complicadas.

Está reforma, ajuste y demás estoy segura que no ha sido un plato de buen gusto para Zapatero al que no le ha quedado otro remedio que aplicarlas. Criticamos demasiado, pero de algo estoy segura y es  que el PP habría sido mucho mas heavy con las medidas. Para empezar habría quitado el Ministerio de Igualdad, ya que no cree en ella. Habría autorizado el despido libre, habría privatizado gran parte de la sanidad o todo lo posible y a su alcance. En fin!!! No me quiero ni imaginar. Así que resumo YO NO IRIA A LA HUELGA ,y desde el respeto  creo que los sindicatos NO DEBEN IMPONERLA. Cada uno debe elegir su opción pertinente y con absoluta libertad.

Respecto a los sindicatos , hay una opinión generalizada en que distan mucho de lo que eran en antaño, años en los que quedaban muchos derechos por conquistar y se lograron grandes logros sociales. Junto a ello se mezcla la sensación generalizada de que velan por los  intereses de sus trabajadores adscritos a los mismos, dejando a otros al margen. Tendrán que cambiar también, porque la crisis ha trastocado muchas cosas. Y sobre todo, resaltar que está crisis ha sido causada por los EXCESOS y provocado por un deficit de VALORES a los cuales hay que darles una gran importancia, pues son muy necesarios en está sociedad. Y desde luego tengo claro que despues de esto no van a volver tiempos anteriores de gran bonanza económica en mucho tiempo, pero espero que por lo menos este todo más regulado y aprendamos entre todos a que no vuelva a suceder. Resumo esto en un video muy esclarecedor.

Noticia de última hora Fomento y sindicatos parece que han llegado a un acuerdo de mínimos en transporte.