Cuestión de solidaridad

Por todos y todas es sabido, y por muchos sufrida, la situación de crisis en la que nos encontramos. La situación es complicada, más aún,  complicadísima. Demasiados gastos, menores ingresos y ámbitos en los cuales aplicar la tijera. ¿Donde se estan aplicando recortes? En sanidad, educación, restrigiendo servicios sociales, etc…. Reconozco que es un tema que me preocupa mucho porque veo que estamos empezando a ir de mal en peor,  producto de actuacciones tardías que vienen a destiempo; tambien hablo desde mi perspectiva, pues en ocasiones soy de ponerme la venda antes de la herida. (“Que se le va hacer, mua es así”)

Me voy a mojar y a sincerar. Aunque suene impopular, hace falta que fluya y recaudar más dinero. ¿Cómo? A través de los impuestos directos. Para empezar, con la gente pudiente, que haberlos hay y muchos, y en todos aquellos que tengan un buen sueldo. ¿Acaso una familia con unos ingresos anuales de 50.000 € no puede pagar 30 euros mensuales más de impuestos y de ahí para arriba de manera progresiva, haciendo incidencia rotundamente en aquellos que han generado la crisis, y que para colmo son los más insolidarios?  Si eso va a servir para mantener el estado de bienestar  ¿Por qué los topes se ponen tan altos? ¿Cuántas personas y familias están por debajo de ese límite? Que conste que hablo sin conocimientos previos, pero lo hago desde mi perspectiva de ama de casa, que tiene que sacar su familia adelante. En todo caso, apuesto a que en cualquier Administración se debe gestionar como en una casa, un hogar, pues hay ciertas similitudes.

 Hace falta más recaudación, y menos picaresca.  Debe recuperarse el Impuesto del Patrimonio, que no debía haberse quitado, pagar más los ricos y altas fortunas.

El otro día este tema lo hablaba con mi hermana mediana. Ella me decía que este problema no hay quien lo arregle. Piensa que ha sido el mismo poder el que ha tomado las riendas de la economía y que ha venido a cargarse el Estado de Bienestar, a cargarse lo público para privatizarlo todo.

En nuestra casa no cobramos  50.000 euros ni por asomo;  y somos una familia de cinco miembros.  No digo nada nuevo si confieso que no me importaria que me quitasen 15 euros mensuales más, si  ello va destinado a la creación de empleo, se mejora la sanidad contratando profesionales habiendo menos listas de espera. Si con ello se fortalece la educación, contratando profesores de apoyo para los niños con dificultad, se emplea en investigación o se destina a la lucha de la violencia de género; o en cualificar profesionalmente a aquellos que han dejado prematuramente sus estudios; o para crear empleo aunque sea pintando bancos en un  parque. Es decir ACCIÓN, y sobre todo que eso SE VEA.  La cuestión es no permanecer estancados como estamos.

Se trata de crear empleo, reactivar la economia, fortalecer la seguridad seguridad social y para ello hay que gastar, hace falta dinero. Ahorrando y recortando  no se va a crear empleo, desde luego, y sin empleo no se va a crear capacidad de gasto, y por tanto, de un crecimiento de la economía.

Claro está, tampoco se trata de la creación de empleo a costa de la expotación y perdida de derechos, como la que se intuye por parte del PP que lleva toda la crisis sin proponer nada, sin dar soluciones ni respuestas, presumiendo ahora que tiene la varita mágica para solucionar la crisis. Pues desde ahora me aventuro a decir que MIENTEN,  y que sus recetas pasan por el despido libre, medias jornadas, y rotación de personas. El paro el mismo, o más, hasta que no haya crecimiento económico.  Lo que está claro es que todos debemos ser más solidarios que nunca para salir juntos de la crisis, sin dejar a nadie tirado por el camino.

 

La cruda realidad

Me alegré muchísimo cuando los 33 mineros chilenos fueron rescatados, tras pasar 69 días atrapados en la mina San José de Chile. Como ellos, en otros lugares de mundo como Bolivia, China, hay muchísimas personas que tienen el riesgo de correr la misma suerte.

Muchos de nosotros no somos conscientes de cuál es la auténtica y cruda realidad a la que se enfrentan miles y miles de personas, mayores y niños incluidos trabajando en minas a cientos de metros de profundidad para obtener minerales como el estaño, el oro, la plata, hierro, níquel, cobalto,etc; y sacarse un mísero sueldo para alimentar a sus familias, y malamente.

Para hacerrnos una idea voy a poner unos videos de un programa de televisión que me impactó muchísimo ver, y que demuestra esa terrible realidad tal y como es.



Como he citado anteriormente, este trabajo es realizado en ocasiones por niños. Me consta que hay muchas personas, ONG y grupos realizando una gran labor para protegerles de esa vida. Pero por muchas manos que existan colaborando, a veces son pocas para erradicar ese tipo de situaciones de una vez por todas.

Un niño es un niño, y a la infancia hay que protegerla, y garantizarle unos derechos tales como educación, vivienda, familia, sanidad, jugar, etc. Y para finalizar voy a poner una canción que a mi hijo Unai le encanta y la escucha casi todas las mañana en la 2. Por mis hijos y por todos los niños/as del mundo. Y una última cuestión ¿NO CREES QUE VIVIMOS BASTANTE BIEN Y EN OCASIONES NOS QUEJAMOS DE VICIO? REFLEXIONEMOS UN POCO.