El último recurso del incompetente

La actuación chulesca y, desproporcionada de la policia está tarde enValencia no me es indiferente. Simplemente porque jovenes adoslescentes se manifiestan de forma pacifica por los recortes promovidos por el PP que estan sufriendo en sus institutos. Resumo en una frase este hecho: la violencia es el último recurso del incompetente.

Hacia una nueva esclavitud del siglo XXI

He acudido hoy  en Pamplona a la manifestación que rechaza la nueva reforma laboral porque a mi entender resulta injusta, insolidaria y desequilibrada.

A mi entender es una reforma en la cual la letra pequeña  es  si cabe más peligrosa que el mensaje principal, el abaratamiento del despido. Y como han reconocido hasta los ministros del PP no  va a generar empleos,  y  por el contrario,  permite despedir con más facilidad para contratar a nueva gente con salarios más bajos y precarios, por lo que el empresario gana más en todos los ámbitos.

Con esta reforma unilateralmente el empresario puede modificar el tiempo de trabajo y la cuantía salarial de sus trabajadores, y si éstos se niegan y no  aceptan determinadas situaciones la empresa puede cursar un despido procedente. Una baja médica  o un número determinado de ausencias justificadas en un periodo de dos meses pueden ser mótivo de despido. Como dijo Ignacio Escolar, con la reforma del PP se legaliza el mobbing empresarial a los trabajadores.

Una reforma de este calado debería tener  un  equilibrio de posiciones entre empresario y trabajador e ir acompañado de protección social, seguridad, medidas de conciliación, entre otras cosas. Más bien, al contrario, esta reforma produce inseguridad e incertidumbre en los trabajadores. Si con la actual legislación laboral ya ahora en bastantes empresas no se cumplen convenios ni calendarios, imaginaros ahora como serán con tal grado de protección. Pero también divide a los trabajadores entre sí, porque estas flexibilidades van a generar una competitividad insana y malos rollos entre compañeros. “Divide y vencerás”, deben estar pensando los empresarios y nuestros gobernantes.

Crear empleo no significa despedir a unos trabajadores para que entren otros a sustituirles, y en peores condiciones laborales sino CREAR nuevos puestos. Aprovechando una adecuada subida de impuestos, ésta podría servir para fortalecer  el sector servicios, la educación de calidad en la que actualmente hay un 28% de fracaso escolar, etc. Hay que apostar por la inversión, que no por el recorte, en campos que generan economía como energía renovable, ciencia e investigación, sanidad eficiente.  Debe haber un equilibrio entre lo que se destina y lo que se recorta. Es de cajón “de madera de pino” que entre tanto recorte y  la ausencia de políticas de estímulo económico la situación va a ir a peor, creando una brecha casi insalvable entre unos ciudadanos y otros.

Por llamarlo de alguna manera,  avanzamos hacia la nueva esclavitud del siglo XXI. Lo más penoso es que  quienes han generado la crisis siguen de rositas y haciéndose más millonarios cada día. En mi opinión hay que ir a la raíz, al corazón del problema y no parchear, eso nunca soluciona nada, te cura un ratito y en un momento dado.

Lo siguiente el derecho a huelga.

Pendiente de mejora

En este nuevo post trata de un tema en el cual me veo involucrada; probablemente de la misma forma que otras madres que se encuentran en excedencia, por el cuidado de hijos menores de tres años.

Concretamente solicité una ampliación por excedencia a mediados de marzo. Pues bien, teniendo en cuenta que casi estamos en agosto todavía no he recibido ni tan siquiera una simple notificación. No hay derecho que tarden entre 4 y 6 meses en contestar a una ciudadana. No creo que en Navarra viva tantisima gente, se tengan tantisimos hijos, ni se soliciten tantas excedencias, ni cueste tanto tiempo revisar los expedientes. En mi opinión,  contestar una solicitud no debería llevar más de un mes,  en una administración eficiente.

Otro tema que me parece que puede influir a mi parecer es la situación de crisis. Partiendo de que los recursos no son inagotables, y que en toda administración debe haber prioridades, si que creo que es importante el apoyo a las familias y el fomento de la natalidad. Aunque puede ser también una estrategia, la de aburrir al personal,  para que la solicitante se cuestione una ampliación en la siguiente renovación, y así no lo haga, lo que conlleva un ahorro para la administración. En todo caso, esta última explicación sí que me parece preocupante.

Instisto en que si el problema es económico pienso que habría que hacer una restructuración de prestaciones y priorizar. Personalmente no me parece muy efectiva la ayuda a las madres trabajadoras de 100 euros para potenciar la igualdad. O la de otorgar 600 euros a los hombres solicitantes de una excedencia, cuyo resultado no ha sido el deseado y cuyos fines (fomentar la igualdad desde la desigualdad) no comparto. Del mismo modo,  creo que hay ayudas que no deberían universalizarse porque hay quien no lo necesita, y se debiera solicitar un límite de renta realista y no ridículo.

Soy, además, una gran defensora de que la riqueza en sí misma la genera el empleo y trabajar,hombres y mujeres y es por eso que hay que realizar politicas progresistas. Es decir ampliar notablemente el horario de las escuelas infantiles públicas. Habiendo más flexibilidad. No es cuestión de tener al niño metido todo el día, pobrecico!! Pero sí dentro de las 7 horas poder elegir un horario mañana-tarde en función de las necesidades. Ir universalizando el 0 a 3 años de manera gradual, empezando por ejemplo desde los 2 años, para madres trabajadoras y así sucesivamente.  Una ampliación de paternidad que igualase a la maternal.

Para concluir, espero que todo lo relativo a políticas de familia comience a funcionar bien de una vez en Navarra. Hasta ahora, los de UPN han venido presumiendo de una gestión, que como he podido comprobar personalmente, deja mucho que desear. A veces la mejor defensa de la familia y de la infancia es una buena gestión de las políticas, atendiendo a las necesidades de la ciudadanía, y menos palabrería moralista que pretende dar lecciones a los ciudadanos y ciudadanas, y a la vez defender sectores de poder que en Navarra que siguen teniendo demasiada influencia.